CONSULTA GRATUITA - ¡LLAME AHORA!

212-ABOGADOS o (212) 344-1000

Una mentira dicha por el testigo experto en el estrado puede cambiar todo el curso del caso. En un caso de negligencia médica, el abogado defensor pone a un testigo experto en el estrado. Este testigo es un médico ortopédico, que es traído para testificar en nombre de la defensa. Durante el interrogatorio, el abogado defensor pregunta al ortopedista si le pagan por venir a dar su testimonio pericial.

Una mentira dicha por el testigo experto en el estrado puede cambiar todo el curso del caso. En un caso de negligencia médica, el abogado defensor pone a un testigo experto en el estrado. Este testigo es un médico ortopédico, que es traído para testificar en nombre de la defensa. Durante el interrogatorio, el abogado defensor pregunta al ortopedista si le pagan por venir a dar su testimonio pericial.

El médico confirma que le están pagando y el abogado le pregunta cuánto se le compensaba por el tiempo que dedicaba a revisar todos los registros y acudir al tribunal a prestar testimonio. El médico responde que le pagan cinco mil dólares.

Abogado demuestra que el testigo experto está mintiendo

El jurado obviamente está sorprendido por la enorme cantidad que se le paga al ortopedista por dar su testimonio pericial. Luego, el abogado del demandante interroga al médico y le pide ver los registros médicos que ha revisado. Cuando el abogado abre el expediente, ve una factura que el ortopedista ha enviado al abogado defensor relativa a sus honorarios. La factura indica el tiempo que ha dedicado a revisar los registros y el tiempo previsto que pasaría testificando en el tribunal.

Sin embargo, el monto total mencionado en la factura por todos estos servicios fue de diez mil dólares. Hace un momento, le había dicho al jurado que solo estaba cobrando cinco mil, pero aquí estaba su factura por el doble de esa cantidad.

El abogado del demandante luego se embarca en una línea de interrogatorio en la que hace que el médico nuevamente acepte su testimonio de que:

El abogado vuelve a hacer todas estas preguntas para encerrar al médico, para que no tenga la oportunidad de salirse del testimonio que ha dado. Ahora el abogado levanta la factura y pregunta si fue preparada por el médico y enviada al abogado defensor. El médico acepta haberlo hecho y el abogado presenta la factura como prueba.

El abogado defensor obviamente comienza a objetar que la factura se presente como prueba y comienza a exponer razones legales para su objeción. El juez dice que, al ser testigo de la defensa, el abogado del demandante tiene todo el derecho a examinar los documentos que le traen. El juez desestima la objeción y admite la factura como prueba.

El testigo experto pierde credibilidad

A continuación, el abogado del demandante muestra la factura al jurado, que ve claramente que el médico había mentido sobre la cantidad que había recibido. La credibilidad del médico quedó totalmente disparada. El jurado pudo ver las drásticas inconsistencias entre su testimonio de haber recibido cinco mil dólares y el hecho de que en realidad había recibido el doble de esa cantidad. Esta mentira cambió el curso del caso y el jurado ya no consideró creíble al médico.

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Las areas obligatorias están marcadas como requeridas *