CONSULTA GRATUITA - ¡LLAME AHORA!

212-ABOGADOS o (212) 344-1000

Como su nombre indica, el cáncer de hígado se origina en el hígado y es uno de los cánceres más peligrosos y de rápida propagación que se conocen. La mayoría de los afectados es la población de edad avanzada, y un retraso en el diagnóstico o un diagnóstico erróneo podría resultar fatal. El cáncer que comienza en el hígado se llama cáncer de hígado primario, mientras que los cánceres que comienzan en otros órganos y se diseminan al hígado se llaman cáncer de hígado secundario.

Como su nombre indica, el cáncer de hígado se origina en el hígado y es uno de los cánceres más peligrosos y de rápida propagación que se conocen. La mayoría de los afectados es la población de edad avanzada, y un retraso en el diagnóstico o un diagnóstico erróneo podría resultar fatal. El cáncer que comienza en el hígado se llama cáncer de hígado primario, mientras que los cánceres que comienzan en otros órganos y se diseminan al hígado se llaman cáncer de hígado secundario.

Síntomas

Los síntomas del cáncer de hígado generalmente aparecen solo cuando el cáncer ha avanzado a una etapa superior y pueden ser vagos. Algunos signos de cáncer de hígado incluyen:

· Rápida pérdida de peso sin razón aparente

· Náuseas y vómitos

· Ictericia

· Fatiga

El cáncer de hígado debe diagnosticarse tan pronto como se note cualquiera de estos síntomas. Cuando se permite que el cáncer crezca hasta una etapa avanzada, su gravedad puede alterar las funciones corporales críticas del hígado y provocar complicaciones catastróficas como cirrosis (daño hepático) o la muerte. Algunas de estas funciones que se interrumpen incluyen el control de la coagulación sanguínea, la eliminación de toxinas del cuerpo, la secreción de bilis para ayudar a la digestión y descomponer las grasas, entre otras.

Las complicaciones resultantes pueden afectar a todo el cuerpo. Se recomienda que las personas mayores se realicen un chequeo médico completo periódicamente para descartar o diagnosticar el cáncer de hígado en una etapa temprana para que pueda ser tratado.

Diagnostico y Tratamiento

Un tratamiento exitoso para el cáncer de hígado sólo es posible cuando se detecta en una etapa temprana. Se sabe que el cáncer de hígado avanza en cuatro etapas: A, B, C y D. La primera etapa por sí sola ofrece la posibilidad de curarse mediante cirugía, mientras que las otras tres etapas ponen en peligro la vida. La etapa D es la más avanzada y la propagación del cáncer no se puede controlar en absoluto.

Las medidas de tratamiento incluyen:

· Resección del hígado, donde se extrae solo la región afectada

· Trasplante de hígado: sustitución del hígado dañado por uno sano

· Ablación por radiofrecuencia: mata las células cancerosas mediante calor

Reclamación de diagnóstico erróneo

Un caso de negligencia clínica y negligencia médica entra en juego cuando el experto médico no diagnostica o trata adecuadamente el cáncer de hígado. Un retraso en el diagnóstico debido a negligencia, la confusión de los informes de biopsia y el suministro de resultados incorrectos de las pruebas, la imposibilidad de diagnosticar la propagación del cáncer de hígado, los errores quirúrgicos al operar el hígado, la administración incorrecta de quimioterapia o radiación, se consideran negligencia médica.

La falta de reconocimiento de los signos y síntomas que conducen a un diagnóstico incorrecto también se considera negligencia médica. Además de estos, un paciente que no tiene cáncer de hígado, expuesto a radiación peligrosa y tratamiento para el cáncer debido a una lectura negligente de los resultados de su prueba, es una negligencia médica que puede poner en riesgo la vida de la persona afectada.

Una vez que se realiza un diagnóstico de cáncer de hígado, es inherente que el médico sea transparente sobre las opciones de tratamiento y cada uno de sus impactos, y se asegure de que se lleve a cabo con el más alto nivel de atención y cuidado.

Llámanos ahora

Para obtener asistencia legal contra negligencia médica, comuníquese ahora con nuestros abogados de negligencia médica de la ciudad de Nueva York. Rosenberg, Minc, Falkoff y Wolff tienen oficinas legales ubicadas en Astoria, Queens, la ciudad de Nueva York y dos ubicaciones en Brooklyn.

Si RMFW acepta su caso, ¡usted no pagará nada hasta que ganemos su caso! Llame al 212-344-1000 para una consulta gratuita. Reconocemos un caso ganador cuando lo vemos. Conocemos el ámbito jurídico y no nos dejamos intimidar por la oposición.